Para desbastar acero inoxidable necesitamos un disco específico para ello, ya que la dureza del disco influirá en el comportamiento del mismo. Un disco muy duro tendrá poco poder de desbaste pero tendrá una duración superior a un disco blando que tendrá un poder de desbaste alto pero una duración más corta.