Un disco de desbaste se puede romper por diferentes motivos: mal uso o producto defectuoso. Un disco de desbaste se puede romper al sobrepasar las revoluciones por minuto marcados según el diámetro. También un disco muy duro puede ser peligroso ya que un exceso de presión puede calentar el disco y puede tener riesgo de rotura.